Nos vamos de campaña

febrero 27, 2008

Nixon en FuturamaTodos sabemos que las campañas electorales son difíciles para todos. Los políticos, que viven duras jornadas de trabajo, no tienen ni un minuto de respiro como ayer mismo comentaba Mariano Rajoy en la entrevista a la que acudió en Antena 3; pero también sufren las campañas los periodistas que tratan de cubrir infinidad de actos electorales mientras recorren gran parte de la geografía española, algunos además con el plus de ser originales en el tratamiento de la información. En medio de esta vorágine informativa, la comunidad de blogs lleva unas semanas analizando todos los movimientos de las grandes figuras políticas, desvelando los entresijos de las campañas de los partidos políticos, o preguntando a los ciudadanos acerca de cómo ven a la clase política del país. Por ello, creo que a ésta es la mejor ocasión para realizar un blogclipping sobre política nacional.

  • Tampoco quiero perder la oportunidad de recomendar el seguimiento de la campaña que están realizando Rosa Jiménez y Beatriz Sánchez, de PrisaCom, que llevan ya unos días detrás de los políticos recorriendo toda España. Y es recomendable este seguimiento porque aparte de toda la información referida a la campaña que podemos encontrar en infinidad de medios, gracias a estas dos reporteras también podemos conocer el punto de vista de los ciudadanos, e incluso ver qué harían ellos en caso de ser presidentes.

La loca vida de un “infoxicado”

febrero 26, 2008

Tira cómica sobre la infoxicación de Mauro Entrialgo. Con la estandarización de Internet el mundo de la información se ha transformado por completo. Ahora la inmediatez en las noticias, la interacción entre lectores y periodistas (aunque no en todos los medios), la mejora de la documentación ofrecida (gracias al empleo del hipertexto), o la integración de diversos formatos como la imagen, el audio y el texto, se han convertido en los ejes sobre los que se han fundamentado gran parte de los medios de comunicación aparecidos en la red durante estos últimos años. Del mismo modo, cada vez son más las utilidades en línea destinadas a recibir y ordenar todas las noticias aparecidas en los sitios web que previamente hayamos seleccionado (los conocidos Feeds como Bloglines), o las redes sociales virtuales como Facebook o Twitter.

Pero todo este progreso tiene sus inconvenientes. El principal, la denominada infoxicación. A estas alturas, dudo mucho que haya alguien que no mire, aunque sea un par de veces al día, el correo electrónico, revise sus páginas web favoritas, u ojee los blogs y los portales de los medios de comunicación más importantes. Además, si alguien escribe en alguna página o bitácora, dedicará un par de horas más a recabar información para ofrecer un texto lo más refinado posible. Al final, la mayoría terminamos pasando horas y horas navegando por la red en busca de toda la información aparecida en unas pocas horas, lo que en muchos casos puede significar una enorme pérdida de tiempo por la basura que podemos llegar a tragar.

En este sentido, he encontrado comentarios que abogan por una desindicación masiva, aspecto que comparten en HCNet, donde se nos explica que si al abrir nuestro feed nos sentimos saturados de información, el problema no es tanto que existan demasiados blogs, sino que nosotros pecamos de falta de criterio a la hora de convertirlos en parte de nuestras web de información diarias. Creo que algo de razón tienen ambos medios, pero también es cierto que en estos mismos feed tenemos la posibilidad de organizar todos los sitios web que creemos son interesantes por categorías; y no necesitamos revisarlos todos en un día. Aquí pienso que más que una falta de tiempo o una sobreabundancia de información (que por supuesto son dos aspectos que están presentes), existe más un problema de mala organización.

Tampoco hay que olvidar que toda esta abundancia de información también tiene sus puntos buenos. El principal, al menos para mí, es que la especialización es un fenómemo completamente estandarizado. Gracias a Internet, podemos encontrarnos con expertos en cualquier materia del conocimiento humano, algo que se agradece muchísimo a la hora de buscar información, ya que si sabemos buscar bien, podemos encontrarnos con auténticos tesoros informativos.


Es una carrera

febrero 24, 2008

Leonidas en 300

Leo totalmente sorprendido cómo la guerra por ser los primeros en ofrecer una noticia se ha trasladado al mundo de la blogosfera. Como recoge Benito Castro, periodistas y bloggers se pelean por conseguir las notas de prensa antes que el resto. En parte, entiendo que todo el mundo quiera lo mejor para su medio y, por tanto, que se luche ferozmente por lograr dicho objetivo. Lo que ya no tengo tan claro es por qué los gabinetes de comunicación tienen dudas acerca de a quién enviar antes las notas de prensa. ¿Es que no existe la opción de enviársela a todos los medios a la vez? Luego ya se buscarán éstos la vida para redactar la información antes que el resto y darle un toque que les distinga de los demás, pero no creo que sea justo para los lectores que se libre ahora una batalla por ver quién va a poner una noticia, y quién no lo hará por sentirse ofendido.

Además, aunque Internet sea el medio idóneo para ofrecer noticias al instante, pienso que más que copiar tal cual las notas de prensa, o preocuparse de recibirlas antes que los periodistas de prensa escrita -algo que es totalmente válido, por cierto-, lo que debería preocupar a los responsables de medios en línea es el hecho de ofrecer algo diferente, buscar la originalidad. Al menos, creo que éste es el hecho que marcará la diferencia.


Sergio Pérez Conde: “He encontrado en mi blog un estilo de vida”

febrero 17, 2008

Sergio Pérez CondeCon tan sólo 23 años, este licenciado en Periodismo en la Universidad Cardenal Herrera CEU de Elche se ha convertido en todo un referente gracias a su trabajo en la bitácora Desde mi blog, centrada en cuestiones sobre nuevas tecnologías y comunicación, y a su participación como coordinador editorial de la empresa Blog Comunicación. Ahora, como estudiante de un Máster en gestión de empresas de Comunicación en la Universidad de Navarra, tras haber sido seleccionado como uno de los blogs a seguir durante 2008, según José Orihuela, Sergio Conde nos ofrece su particular visión acerca del periodismo digital y de cómo éste está cambiando la forma de trabajar.

-Cumple un año con su bitácora personal, Desde mi Blog. ¿Qué se siente?

El destino quiso que un 14 de febrero iniciara mi particular idilio con el mundo de los blogs. Aunque ya tenía otros blogs creados, estaban en el cementerio digital. Empecé el proyecto como una práctica obligatoria de la asignatura de periodismo electrónico en 5º de Periodismo. Y ahora, un año después, sólo puedo dar las gracias a Sergio Martínez Mahugo porque aquella cláusula para aprobar la asignatura se ha convertido en una parte esencial de mi vida, un hijo, y me ha abierto muchas puertas.

-¿A qué se refiere?

El blog es una terapia personal. Me sirve para relajarme, para desconectar, pero también para reflexionar sobre los temas profesionales que me interesan. Además, considero que me ha abierto muchas puertas porque se ha convertido en mi mejor carta de presentación. En el fondo, en el blog está mi personalidad y mis preocupaciones.

-¿Cuánto tiempo le dedica al blog?

Depende, hay veces que investigo bastante y no escribo y otros días que el cuerpo te pide escribir. Pero sí que es cierto que lo tengo incorporado a mis rutinas profesionales. Tengo mi selección de blogs, generalmente profesionales, que me ayudan a indagar sobre los temas que verdaderamente me interesan. A esto le puedo dedicar perfectamente un par de horas al día.

-En relación a las nuevas tecnologías, ¿Se considera un nativo digital?

Sí, pero más bien considero que me he hecho un nativo digital. Ahora mismo me siento incómodo si no leo el correo, si no dejo a cero los feeds de mis blogs favoritos… Pero creo que en este terreno de la comunicación digital acabamos de empezar y todo se basa en la prueba-error, en la experiencia que cada usuario quiera alcanzar.

Al principio destetaba Twitter, ahora lo amo. Nunca me vi en Facebook, ahora lo uso a diario. Creí que nunca estaría en una red social profesional, y ya tengo mi perfil en Neurona. Disfruto probando cosas, aunque también reconozco que por momentos soy obsesivo con Internet…

-Precisamente, José Luis Orihuela le definía como un nativo digital y le escogió como uno de los blogs a seguir durante el año 2008. ¿Qué le parece?

Fue una grata sorpresa. No me lo esperaba, pero se lo agradezco. A José Luis Orihuela, como a Ramón Salaverría, le he tenido como profesor en el MGEC y el lujo fue ése, compartir horas con un experto como él. Además, el día que me premió con su selección de blogs, recibí varias felicitaciones… y varias empresas de comunicación se pusieron en contacto conmigo por si me podían mandar notas de prensa para publicar en mi blog.

-La famosa influencia del bloguero…

Para nada, escribo en el blog lo que me interesa porque creo que es la mejor forma de reflexionar sobre los temas que me llaman la atención. Es como una carpeta en la que guardo todo aquello que capta mi atención. Pero esa capacidad de influir en la sociedad no la tengo ni, de momento, la busco. Simplemente he encontrado en mi blog un estilo de vida.

-Sobre este tema en concreto. Explique, desde su punto de vista, el fenómeno de los blogs y la revolución digital.

Es una nueva forma de comunicarse y el que no se quiera dar cuenta, está en un grave error. Es la base de un nuevo modelo de negocio y de la economía actual. Que Microsoft quiera comprar Yahoo! para competir con Google quiere decir que detrás hay un mercado que hay que dominar. Todo está cambiando y hay que adaptarse a los medios.

-¿Incluido los periodistas?

Los primeros. Yo fui el primero que hace dos años me sentí como un nerd cuando dejé As para empezar a trabajar en un periódico digital. Me dijeron que estaba loco y algunas cuantas tonterías más, pero lo cierto es que aquella decisión cambió mi vida… para bien. Por eso, me encanta que periodistas como Enrique Meneses, que lo han sido todo dentro de una redacción, dibujen la transformación hacia el mundo digital y sean partícipes de esta gran revolución.

-Pero también hay gente rehacía a cambiar…

Sí, y es un gran problema. Desde la propia universidad se está fomentando una cultura tremendamente peligrosa. No es lógico que cuando todos los medios de comunicación están poniendo el foco sobre su evolución hacia el terreno digital, los planes sólo contemplen conocer el periodismo digital en una asignatura cuatrimestral de 5º de Periodismo, como me pasó a mí. Eso te cierra cientos de puertas profesionales. Esa realidad también se puede apreciar en los medios de comunicación.

-¿A qué se refiere?

El principal problema al que se enfrentan ahora mismo los medios es a la gestión del talento. Tienen que sacar proyectos digitales y no tienen a personal cualificado para ello, y que las Universidades no observen esa necesidad es demencial. Le paso al Usa Today en el proceso de convergencia y en España tenemos ejemplos muy claros: los encargados de desarrollar los proyectos de las ediciones digitales son siempre los mismos.

Sólo hay que ver cómo Gumersindo Lafuente dejó El Mundo y ha montado Soitu.es. Juan Varela relanzó ADN.es. Mario Tascón deja El Mundo para irse a Prisacom… ¡El gran reto es que falta talento para desarrollar las propuestas digitales! No hay caras nuevas, cualquier compañía tiene que iniciar una nueva estrategia ‘robando’ personal a la competencia. Y este hecho se agrava cuando todos los grandes grupos se han dado cuenta de la necesidad de invertir en nuevos proyectos en Internet o el teléfono móvil. Y es complejo desplegar los objetivos de una estrategia cuando en tu equipo no hay gente preparada para ello. Y creo que es una lección que nos debe hacer reflexionar a todos.

-¿Es optimista?

Mucho, y la prueba está en mí. Hasta 5º de Periodismo no observé verdaderamente el potencial de Internet. Y gracias a profesores blogueros, sobre todo José Luis Orihuela y Sergio Martínez Mahugo, he podido evolucionar. Ahora puedo decir orgulloso que he podido aprender, y aprendo, de profesionales de la talla de Orihuela, Salaverría, Paco Sancho o de José Manuel Noguera.

-¿La esperanza son los jóvenes?

¡Por supuesto! Nosotros tenemos la opción de adaptarnos al nuevo cambio. Pero sí que recomiendo que tengamos una actitud proactiva porque desgraciadamente aún hay grandes detractores de los nuevos negocios digitales, tanto en las redacciones como en las propias Universidades. No digo convertirse en un ‘radical-digital’, simplemente adaptarse a las nuevas formas de comunicación.

-¿Y qué pueden hacer los jóvenes para ello?

Óscar Espiritusanto lo definió a la perfección en la última edición de la Ucam Media Lab: “Internet no se rompe”. Hay que probar. Vivir todas las experiencias. Y, sobre todo, aprender. Y creo que para ello es esencial tener un blog. Además de que éste va a ser nuestro mejor currículum.

-¿Y en los medios de comunicación qué hay que hacer?

Creo que más que un problema de dirección estratégica es de dirección de personas. Mientras en una redacción el jefe no sea capaz de poner de acuerdo al redactor clásico con el vanguardista, estamos perdidos. Porque el primero dirá que el digital es un nerd, y el de Internet le responderá que el otro es un carca. ¡Tenemos que acabar con los radicalismos! En términos de empresa es muy fácil: hay que tratar de llevar lectores de papel a Internet y de Internet al papel. No hay guerras, simplemente colaboración.

– Por último, ¿a qué aspiras profesionalmente hablando?

A lo que todo el mundo. A tener un trabajo que me dé felicidad y a desarrollarme como persona. No soy un bicho raro, simplemente he encarado de forma diferente una profesión tiene su génesis en el talento y plagada de retos que me gusta asumir.

PD: Entrevista realizada por mis compañeras Lydia Rodríguez, Marga Torres y Patricia Miralles.


Sin presión no hay profesión

febrero 10, 2008

Superman bebiendo alcohol

Sin duda puede resultar tremendamente estúpido que alguien te diga que estudia periodismo porque su héroe favorito, Superman, se dedica a esta profesión. En verdad, es una gran estupidez; pero al menos a mí este personaje del mundo del cómic me ha permitido cursar los primeros años de carrera con la ilusión de llegar algún día a una redacción similar a la del Daily Planet, lugar en el que escribe Clark Kent. Toda esta ilusión inicial la he perdido por completo.Y no sé si es por el plan de estudios (PDF) de la universidad en la que trato de sacar adelante la carrera, si es por las malísimas condiciones de trabajo en las que nos encontraremos en un futuro, o si la presión es un elemento que no casa conmigo. Y digo esto último porque para mí el periodismo consistía en narrar grandes historias (aunque fueran de sucesos cotidianos) con el único fin de hacer sentir al lector que se encontraba en el lugar de los hechos mientras, de paso, le informamos. Tras cuatro años de carrera, de lo único que me doy cuenta es que la profesión básicamente consiste en matarse a escribir sobre el máximo número de noticias posible sin profundizar en las mismas, cediendo a presiones externas, y sin un sueldo lo suficientemente digno como para vivir con cierta comodidad.

Lo peor es que desde el ámbito docente, por norma, en vez de animar a los estudiantes a tratar de mejorar, lo único que hacen es transmitir o una visión muy pesimista de la profesión, o machacarnos con frases como “esto es lo que os espera cuando terminéis la licenciatura” acompañadas de tantos trabajos que resulta imposible dormir más de cinco horas al día. Y al menos a mí me molesta porque uno no es capaz de dar lo máximo en estos ejercicios que se supone en un futuro van a ser nuestro currículum (sobre todo si las prácticas se realizan en Internet). Por eso me parece injusta la enorme presión a la que se nos somete a estas alturas escudándose en lo mal que está la profesión, cuando todos deberían saber que no son los únicos profesores que dan clases y mandan trabajos.

Lógicamente, si en cuarto ya sufres tanta presión y te dicen constantemente que ésta es la vida que te espera ¿quién en su sano juicio puede seguir pensando que el periodismo es el mejor oficio? O mejor dicho ¿quién desea un periodismo así? De ahí que entienda a la perfección al Colegio de Periodistas de Chile, que iniciaron hace un tiempo una campaña en la que tratan de concienciar a los jóvenes de la verdadera situación del periodismo a nivel laboral. Sin embargo, al menos en mi opinión, no es sólo este aspecto lo que ha logrado quitarme por completo la ilusión por dedicarme a este oficio, sino también, como decía, la presión a la que se nos somete.

A mí me gusta meditar antes de escribir, buscar un enfoque original (aunque no siempre se consigue) y explicarme de la forma más clara posible. Creo que en este blog, en la revista en la que escribo, o en el otro blog en el que trabajo junto a tres compañeras, puedo desarrollar el estilo de periodismo que desde el principio deseaba. Hay presión, siempre tienes el miedo a cometer un error; pero al menos también tienes la suficiente libertad como para tomarte un tiempo antes de escribir, pensar bien cómo quieres enfocar la noticia/artículo, y dar rienda suelta a la literatura. Éste es el periodismo que deseaba encontrarme, y no la triste realidad que muchos nos pintan (y que por desgracia yo he tenido la oportunidad de comprobar de primera mano en uno de esos trabajos como becario/esclavo).


Las fuentes son sagradas… y útiles

febrero 1, 2008

Escaneo de El Perinqué (Canarias 7)A todo estudiante de periodismo le enseñan desde el primer minuto de carrera que las fuentes son sagradas. Esto es así no sólo porque resulta necesario contar con una base sólida a partir de la cual presentar un hecho noticioso al lector, sino también porque es la forma más segura de evitar que nos tomen el pelo: si contrastamos las fuentes, si comprobamos que lo que nos han dicho es cierto, como mucho erraremos en determinados detalles, pero no en todo lo que hagamos. Y comento todo esto porque por desgracia cada vez se impone más la moda de copiar y pegar noticias sin salir a la calle en busca de nuevos datos, que precisamente es lo que ha pasado con el suplemento El Perinqué de Canarias 7.

Antes, sin embargo, me gustaría aclarar unas cosas. Como algunos ya sabréis soy redactor de la revista Vandal Online, que está especializada en videojuegos. En este sector, se celebra con especial interés el día de los Inocentes y el llamado April Fools (que nosotros no celebramos) publicándose desde la mayoría de medios diversas noticias falsas que no buscan engañar a nadie -a este tipo de “informaciones” se les conoce como fakes-, pero sí divertir a los aficionados a los videojuegos. De ahí que en el caso español, cada 28 de diciembre la red se llene de noticias que hacen referencia a acuerdos imposibles entre compañías, a nuevos títulos esperados por todos pero que en realidad son una quimera, o a declaraciones estúpidas entre directivos que cargan contra la competencia.

Lógicamente, en el caso de Vandal Online se publicaron tres inocentadas distintas dedicadas a las tres grandes compañías del sector del entretenimiento: Nintendo, Sony y Microsoft; inocentada ésta última que finalmente se ha convertido en la peor pesadilla para la redacción de El Perinqué. Y digo esto porque en este suplemento aparecía publicada el 17 de enero gran parte de esta noticia inventada, la cual se daba como si fuera cierta. Lo peor es que ni siquiera se citó a la fuente de la que surgía dicha información, lo que no habría restado importancia al hecho de publicar una broma como algo totalmente cierto, pero sí al menos demostraría cierto grado de cortesía por parte del medio al citar a la fuente primaria.

Ante esta situación, un colaborador de Vandal Online escribió un correo electrónico algo brusco, eso sí, en el que les remarcaba que la noticia que habían copiado era falsa, que no habían citado la fuente y algo más importante todavía, que para “mayor agravio, la noticia aclara en español e inglés que se trata de una broma, tras haber pasado la fiesta, incluyendo además la imagen de un monigote de papel al pulsar en los enlaces que amplían la información“. Finalmente les reclamaba que “demuestren su profesionalidad, aclarando al menos que Steven Spielberg no realizará dicho documental, y pidiendo disculpas a los lectores.” La respuesta que recibió a mí personalmente me deja atónito:

Nos alegra saber que nos prestas tanta atención y que disfrutas jugando. Por desgracia, nosotros no tenemos demasiado tiempo para juegos. Tampoco creemos que este error, inducido por una broma carente de sentido del humor y bastante verosímil, sea motivo para que nos sometas a este escarnio. Todos los que aquí trabajamos somos licenciados y, de momento, en las Facultades de Ciencias de la Comunicación no hay ninguna especialidad en videojuegos“.

Vale. Entiendo que los videojuegos sigan siendo para determinados sectores una especie de juguete demoniaco que enseña a los niños a asesinar. Lo que no me entra en la cabeza es que ante un error propio se critique la falta de humor de otro medio por no avisar con más claridad que lo que ha publicado era una inocentada. ¿Pero es que el nombre del redactor -Panete Fernández- que publica la información no es ya un indicio de que algo falla? ¿Es que el hecho de que se incluya al inicio de la noticia un aclaratorio “Día de los Inocentes 2007. This is a joke similar to the English April Fool’s Day” no es sinónimo de que muy seria no va a ser la noticia? ¿Y no es ya el colmo que aparezca una enorme figura del clásico muñeco del Inocente Inocente cada vez que intentas acceder a la portada del supuesto documental? No, la culpa está claro que es de Vandal Online por no pensar en la gente que copia las noticias sin ni siquiera leérselas.

Rectificación en El PerinquéLo peor es que encima se infravalora el sector de los videojuegos sólo porque “en las Facultades de Ciencias de la Comunicación no hay ninguna especialidad” relacionada con este mundillo. Perfecto. Ahora sabemos que simplemente por este detalle no resulta necesario informarse mínimamente para hablar acerca de videojuegos, ni mucho menos contrastar las fuentes. Total, si éste es un sector menor.

Aún así, El Perinqué ha corregido su error y en el número publicado el 24 de enero reconocen haber pecado de inocentes. Sin embargo, vuelven a cargar contra Vandal Online por publicar una broma “con muy poquita gracia”. Seguramente no les hará gracia por todo lo ocurrido, y tal vez no sea graciosa, pero no se pueden escudar en que un medio ha publicado una inocentada para obviar que todo ha sido culpa de ellos al no preocuparse lo más mínimo por hacer bien su trabajo. Y soy el primero que a veces cometo errores -en ocasiones más de los que debería por las prisas-, pero nunca me veréis criticar a los demás por hacer mal mi trabajo; yo me cabreo conmigo mismo e intento seguir con mi trabajo de la mejor forma posible. Tal vez los redactores de este medio deberían hacer lo propio.