Una Semana Santa desconocida

Señor Jesucristo de las Penas, Elche.Hoy voy a escribir un post relacionado con la celebración de la Semana Santa ilicitana y lo poco promocionada que está a nivel nacional. En este sentido, antes habría que resaltar que desde la Junta Mayor de Cofradías y el Ayuntamiento de Elche se trabaja para obtener el titulo de fiesta de interés turístico regional, para después alcanzar el de interés turístico nacional e internacional. Sin embargo, hasta la fecha, como ocurre por ejemplo con la celebración de la Nit de l’Albà, que a nivel nacional casi sólo se conoce por la guerra de carretillas y los heridos que genera –sólo hay que mirar los titulares que los medios escritos utilizan tradicionalmente-, la Semana Santa ilicitana es una de las grandes tapadas por los medios de comunicación.

Por poner un ejemplo, en el caso del Domingo de Ramos en Elche, en las Noticias de Antena 3 se difundieron imágenes de la celebración de la procesión de las palmas en varias ciudades de España; pero no se mostró la de Elche, que este año reunió a unas 35.000 personas. Sí, se suele mencionar que las palmas que reciben el Papa o la familia real proceden de Elche, y que aquí se continúan elaborando artesanalmente; pero resulta chocante que una fiesta de tal embergadura, declarada de interés turístico internacional, pase desapercibida en los medios de comunicación nacionales.

Ésta es una ciudad donde se han conjugado una gran variedad de estilos, tanto en la talla de las imágenes y tronos, como en la forma de procesionar por las calles. En el primero de los casos, tenemos un magnífico patrimonio con imágenes como la del Cristo de Zalamea (que destaca no solo por su antigüedad y acabado, sino sobre todo por el enorme reguero de fieles que le acompañan todas las noches del Jueves Santo), la Virgen de los Dolores, Nuestro Padre Jesus Nazareno, o algunas de las obras más importantes de un escultor como Valentín García Quinto: Nuestra Santísima Mater Desolata o Jesús de Pasión y Nuestra Señora de la Merced por poner algunos ejemplos.

Pero como decía, también destaca la variedad en la forma de procesionar por las calles de Elche. Y ya no es sólo que no haya más que tres tronos que salgan a ruedas (y uno con razón, como es la Oración en el Huerto), sino que podemos disfrutar de pasos al más puro estilo sevillano, como Nuestro Padre Jesús de la Caída -que cuenta con un trono realizado por el genial Manuel Guzmán Bejarano-, el Santísimo Cristo de la Columna, el Santísimo Cristo de la Agonía o el reciente paso de la Sagrada Lanzada de Nuestro Señor Jesucristo de las Penas y Dulce Nombre de María Santísima, que cuenta con unas imágenes que sobrecogen a cualquiera -su autor, Antonio Bernal Redondo, es todo un maestro creando esculturas de un realismo asombroso-; u otros al estilo malagueño como Maria Santísima de la Estrella, Nuestro Padre Jesus Rescatado, el Santísimo Cristo del Perdón, o la citada Santísima Mater Desolata, que siempre ha sido una de las imágenes por las que más respeto he sentido -supongo que por tradición familiar-.

Virgen de la Asunción, ElcheDejo para el final, antes de algunos vídeos que os pondré a continuación (aunque he tenido problema para subir los que grabó mi padre el Miércoles, que espero colgar mañana), la celebración del Domingo de Resurreción, que de nuevo en Elche cobra un sentido especial con la Procesión de las Aleluyas -aunque este año el viento fue uno de los principales protagonistas-. Toda una fiesta que nadie debería perderse.

Es por todo esto por lo que no entiendo la poca repercusión que tiene la Semana Santa ilicitana a nivel regional o nacional. Está claro que todo el mundo pensará que sus fiestas son mejores que las de otras regiones, es comprensible; pero es que en este caso existe un enorme vacío informativo, cuando debería ocurrir todo lo contrario. Lógicamente Elche no tiene un patrimonio ni una tradición tan grande como la que pueda sentir el pueblo hispalense por su maravillosa Semana Santa, pero sí puedo decir sin miedo a equivocarme que Elche posee una de las tradiciones sacras más importantes de España, y en cambio cuenta con una cobertura mediática francamente pobre -dejaré a un lado lo que opino de las retransmisiones que se hacen de las procesiones en la ciudad, que merecería un post extra-.

Nuestro Padre Jesús de la Caída en la tradicional subida de la cuesta de Santa Ana.

Nuestro Padre Jesús de la Caída frente al pórtico de la basílica de Santa María.

Entrada en la Plaza Mayor de María Santísima de la Esperanza.

Levantá al compás del Santísimo Cristo del Amor

Nuestra Santísima Mater Desolata en la Plaza Mayor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: