La publicidad busca nuevos novios

La Hora Chanante - Muchachada NuiUna de las conferencias más interesantes de la pasada SICARM 2008 fue la que protagonizaron Sergio M. Mahugo y Adriano Morán, quienes hablaron de los cambios que han producido los avances tecnológicos e Internet en el consumo de televisión y noticias. Aspectos que fueron tratados en profundidad usando como soporte diversos estudios y gráficas que mostraban dichos cambios.

Al respecto, me gustaría centrarme en el tema de la publicidad, principalmente porque dejaron patente que la saturación a la que se somete a los espectadores está logrando que la gente atienda menos a los cortes publicitarios -además porque suelen estar mal planteados-. Pero también porque dejaron claro que en Internet, donde cada vez se consume más televisión, resulta absurdo usar un modelo publicitario idéntico al actual.

Como ejemplos, antes de la charla, estuvimos comentando casos como el de Matrix, E.T. o Yo, Robot, en los que las marcas publicitarias integraron de forma acertada sus productos en los films, logrando un gran éxito. Los espectadores se habían quedado con el móvil que usaba Neo, con los caramelos que Elliot empleó para atraer al entrañable extraterrestre de Steven Spielberg, o con las zapatillas deportivas de Will Smith.

Lógicamente, de este modo los espectadores, tanto en televisión como a través de Internet, pueden disfrutar de sus películas o series favoritas sin necesidad de sufrir cortes publicitarios de unos 15 minutos de duración, aun cuando así se sigue consumiendo publicidad de una forma más “sutil”. No en vano, desde hace unos años ésta es una estrategia que están siguiendo también algunas desarrolladoras de videojuegos, que suelen amortizar costes promocionando diversos productos en sus videojuegos.

E.T.Así, actualmente ya no resulta nada extraño avanzar por las calles de una ciudad virtual y contemplar carteles publicitarios sobre las azoteas o marquesinas promocionando productos como Axe, o vivir intensos partidos de fútbol con patrocinadores adornando las vallas publicitarias. Incluso compañías como Sony buscan nuevas formas de mejorar las promociones en el sistema online de PlayStation 3. Eso sí, como en el caso del cine, este tipo de publicidad, que para algunos resulta muy efectiva (también hay estudios que dicen lo contrario), debe introducirse en los videojuegos de forma discreta para que el usuario la asimile como parte del producto del que está disfrutando, y no como un pegote puesto sin ningún sentido más allá del meramente publicitario.

Si con este tipo de medidas los usuarios pueden ahorrarse unos euros -los juegos ya rondan los 70 € en Xbox 360 y PlayStation 3-, ésta puede ser una buena forma de seguir creciendo como mercado. Algo que igualmente debería ocurrir en el mundo de la televisión, principalmente para proteger la integridad mental de los espectadores, que no creo que soporten tantas sesiones de anuncios en cadena. Por supuesto, también habría que matizar y profundizar algo más si hablamos de ficción en Internet, ya que no todos los espectadores están dispuestos a aceptar publicidad en este tipo de productos, algo que los creadores de La Hora Chanante y Muchachada Nui saben perfectamente –triunfan en Internet, pero luego no cuentan con audiencias importantes en televisión, y de algún sitio deberán sacar los beneficios si quieren continuar-.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: