Una desconocida en el avión

CupidoEstás cansado y todavía te quedan un par de horas de viaje para llegar a tu destino. Ante este oscuro panorama, en el que casi siempre un libro es tu único amigo, te encuentras con una persona con la que entablas una agradable conversación y terminas bromeando sobre cuestiones de las que únicamente hablas con tus amigos. Por desgracia, cuando deseas que el tiempo se estire lo máximo posible, llega el momento de despedirse. Sin embargo… ¡Dios mío! ¡No le has preguntado ni su nombre!

Bien, a grandes rasgos, esto es lo que me ocurrió el pasado sábado cuando regresé de Alemania a Elche. Tengo que remarcar que durante el vuelo de Berlín a Palma de Mallorca ya me fijé en una joven bastante guapa que se encontraba sentada unas cuantas filas por delante de mi posición. Sin embargo, fue cuando cogí el vuelo de Palma de Mallorca al Altet cuando descubrí que era una joven española, que para colmo terminó sentándose a mi lado -hubo un lío con los asientos, pero alguien quiso que termináramos juntos-.

Durante el trayecto, me comentó que había pasado unos meses en Alemania porque estaba aprendiendo el idioma y que después de tanto tiempo regresaba a su hogar. De ahí, la conversación derivó hacia nuestras aficiones, a lo que queremos hacer en un futuro, o anécdotas que vivimos durante nuestra estancia en el país. Tampoco faltaron las bromas referidas al miedo que tengo a volar -acrecentado por el trágico accidente en Barajas-, ni las clásicas disputas entre ilicitanos -yo- y alicantinos -ella-, aunque en tono muy jocoso.

Tras más de hora y media hablando y riendo llegó el momento de la despedida. Una situación decisiva en la que, como en muchas otras ocasiones, el miedo pudo conmigo y me impidió hacer lo lógico, que sería al menos darle mi nombre -luego si ella quería darme el suyo o no es otro asunto-. En este punto me pregunto, ¿por qué el miedo es capaz de impedirnos realizar acciones tan sencillas a simple vista? ¿Por qué en casi dos horas de conversación no nos salió a ninguno de los dos el presentarnos formalmente?

Y aunque un amigo me ha comentado que cree un blog llamado Amor en el avión emulando al espacio web nygirlofmydreamsuna historia bonita, cuanto menos-, creo que no es cuestión de que haya dejado escapar a la chica de mis sueños, o que de haberse desarrollado nuestra conversación de otro modo ahora mismo estaría hablando de mi futura esposa. No voy a negar que me encantaría conocer más a fondo a esta desconocida, porque me pareció una chica encantadora y muy inteligente; pero principalmente quiero hacer desaparecer de una vez por todas el miedo que me impide decirle a una chica algo que no sea una tontería, que logra que me calle muchas cosas cuando sé que alguien las está haciendo mal o abusa de mí, o directamente me impide ser más pícaro a nivel profesional.

Teniendo en cuenta que todavía sigo dándole vueltas al tema del avión, cuando ocurrió el sábado, supongo que es uno de esos objetivos que terminaré por cumplir ya que lo tendré siempre en mente.

Anuncios

2 Responses to Una desconocida en el avión

  1. Amy dice:

    Si es alicantina, al menos tienes algo de campo acotado 😉 y nunca se sabe, si por un lío de asientos terminásteis sentándoos juntos, podéis volver a encontraros en cualquier sitio. Hay que quitarse la vergüenza, xiquet, que no trae más que problemas. 😛 ¡Suerte!

  2. Perdona la tardanza, he estado de formateo y con unas cosas en la revista. Sobre lo que comentas, es otro de los propósitos que he anotado en mi lista de cosas a mejorar :D.

    Un saludo y espero verte pronto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: