Querido espejito, ¡aparta de ahí!

agosto 29, 2016
ClODFT0VEAEcE7k

Mi vida. Siempre hay una barrera que me separa del mundo real.

Ocurre algo curioso cuando hablo de mi situación a gente cercana o, en general, a cualquiera que se interese por mi. Nadie da crédito a lo que digo. No entienden como puedo rehuir de los espejos; cómo soy capaz de ni tan siquiera mirarme en fotos. Pero así es. Por mucho que la gente me diga lo bueno y guapo que soy, por mucho que me fuerce a creer eso, cada día que pasa me cuesta más plantarme ante el espejo y mirar cara a cara al tipo que ahí se refleja. No me gusta. Me siento mal. Es una sensación que me cuesta describir con palabras, pero es así de sencillo… y a la vez complicado.

Últimamente he mejorado mucho. Ya por lo menos veo a alguien agradable, a veces incluso risueño, asomando por el espejo. Es un paso adelante, pero insuficiente. Sigo cayendo con demasiada velocidad en el catastrofismo; en un pesimismo rampante que no me lleva a ninguna parte. O sí, claro que sí; me lleva a la situación en la que me encuentro.

Me resulta dificilísimo hablar de esto abiertamente. Siempre he sido un tipo reservado, que se ha guardado para dentro todos sus problemas porque ¿a quién le iban a importar si siempre he creído que no importaba a nadie? Pero sé que no puedo pensar así. Precisamente anoche leía en Viaje al Oeste el siguiente proverbio chino:

Es conveniente barrer con frecuencia los suelos de la mente y hacer desaparecer de ella el polvo de los sentimientos

Esa es una tarea que tengo pendiente. Y hoy no es uno de esos días en el que lo vaya a conseguir.


De regreso… en busca de la felicidad

agosto 28, 2016

Volví. Han pasado muchos años desde la última vez que escribí en este blog. Demasiado tiempo. Aunque no he estado parado. Mi trabajo en 3DJuegos y otros líos más me han mantenido ocupado. ¡Bendita ocupación! Pero creo que ya va siendo hora de volver al mundo de los blogs; creo que ya va siendo hora de hablar un poco más de mi, de usar este espacio, que nació como parte de las prácticas en la universidad, como un diario personal que, dentro de muchos años, me permita ver los muchos cambios que he experimentado en lo personal. No es baladí.

Aquellos que me conocen saben que soy una persona divertida, que nunca pierde la sonrisa… pero es fachada. En el fondo no estoy bien. No lo he estado desde hace años. ¡Aunque voy a mejor! Y de eso trata este blog. Quiero tener un registro de mis progresos; de cómo cambia mi forma de pensar y, especialmente, el cómo me veo. Ahora mismo, no muy bien; soy demasiado inseguro, me preocupo demasiado de lo que dicen los demás y no tanto de mi mismo. Todo ello pese a reconocer mis virtudes, que no son pocas.

Es una situación rara. Mi cabeza es un auténtico campo de batalla, un caos, en el que día tras día paso de la felicidad a la depresión con una facilidad pasmosa. Mi intención es cambiar eso. Y creo que hablar de ello, sin vergüenza, me ayudará. Aunque solo vaya a leerlo yo; no espero otra cosa.

Sin más, doy por inaugurada esta bitácora. Los que me leáis, ¡bienvenidos a bordo!

 

11406367_10206672642996460_4232496739307697745_o

Objetivo, sonreír así todos los días.