Cuando dependes de una única persona

noviembre 12, 2009

 Ícaro Moyano, director de Comunicación de Tuenti, comentaba recientemente en el aula CAMON de Alicante que para triunfar, lo más importante es el talento de las personas. Es una obviedad, pero hasta que uno mismo no se plantea el sacar adelante un proyecto no se da cuenta de la importancia de este hecho. Tener a un equipo de personas realmente bueno, contar con ideas francamente interesantes y novedosas o poco explotadas en el mercado; tener más ganas que nadie de demostrar que somos buenos… y no poder empezar por culpa de una única persona, que encima no está cumpliendo con su trabajo, duele y, por qué no decirlo, jode muchísimo.

El principal responsable, a parte del programador (por si no estaba claro quién no cumplía), soy yo por haber tenido prisas en contratar a alguien sin mirar otras opciones (también por el tema económico, porque un recién licenciado en el paro tiene lo que tiene); pero si pudiera volver atrás, tengo claro que seguiría a rajatabla las palabras de Ícaro y buscaría, ante todo, a una persona de confianza y con talento. Lo peor es que, ya no sé si mañana o dentro de un milenio, tendré una versión de la revista que a mi no me convence.

Ahora espero que la gente detrás del proyecto no se desanime -aunque entiendo que es difícil porque hasta a mi me ha pasado-, que el público la acepte y vea el potencial que tiene, y que en unas semanas todo empiece a tomar la forma que debería haber tenido hace ya un tiempo (todo el que hemos tenido que esperar sin explicaciones convincentes por parte del responsable del retraso). Para terminar esta entrada/lamentación, comentar que la revista en cuestión es Modo7.com y que estará centrada en los videojuegos.

Anuncios